Bienestar en el trabajo

Una serie de “casualidades” acabaron por introducirme de lleno en el mundo de los recursos humanos, del cual poco conocía tras mi grado en Psicología. Tras una serie de numerosos y desacertados “¿en serio recursos humanos?”, “¿pero eso te gusta?”, “con lo bonita que es la Psicología”, y un largo etcétera de comentarios, he encontrado en este camino un sector que puede ser tan satisfactorio y enriquecedor como cualquier otro que esté centrado en las personas.

¿Cómo afrontar mi primera entrevista de trabajo?

Existen multitud de artículos en los que nos aconsejan cómo prepararnos para una entrevista de trabajo o cómo afrontar nuestra primera entrevista. En ellos, se dan consejos muy válidos y que a día de hoy, con Internet y toda la información que circula en ella, todo el mundo debería de tener interiorizados. Ir bien vestido, leernos la información sobre la empresa a la que vamos a hacer la entrevista, preparar bien nuestro curriculum y llevar bien aprendidas algunas preguntas estándar, son cuestiones muy importantes que te ayudarán a pasar tu primera entrevista y que no debes pasar por alto. Pero en mi opinión, en estos artículos se olvidan de tres aspectos que marcarán la diferencia durante tu primera entrevista: